¿Cómo tratar y prevenir mareos y vértigo?

Nada más incómodo y aterrador que la sensación de estar mareado o que todo lo que te rodea da vueltas y que vas a caer en cualquier momento. Ya sea que se trate de vértigo o mareos, hay múltiples factores que los causan y algunas soluciones, como la alineación del atlas.

Antes de hablar de este tratamiento innovador, debemos conocer más sobre estas afecciones y saber que en el caso del vértigo, no se trata de una enfermedad como tal, sino de un síntoma que avisa de la existencia de otros problemas.

Además, puede presentarse en cualquier momento, durar por días o minutos y limitar hasta las actividades más básicas de una persona, por ello es importante detectarlo a tiempo y buscar soluciones.

En este post te diremos todo acerca del vértigo y también del mareo, cómo prevenirlos y tratarlos, así como detalles sobre la alineación del atlas, una terapia con grandes beneficios para nuestra salud en general.

Vértigo y mareo no son lo mismo

Al vértigo se le define como una sensación ilusoria de que aquello que nos rodea se desplaza a nuestro alrededor. También podemos sentir que somos nosotros lo que nos movemos. Esto puede deberse a una alteración en los órganos de nuestros oídos o problemas con el sistema nervioso central.

Cuando experimentamos vértigo, la principal sensación es el falso movimiento de nuestro entorno, con una posterior pérdida de estabilidad.

Mientras que el mareo es una alteración del equilibrio, que puede presentar sensaciones poco agradables como inestabilidad, malestar, desmayo inminente, vacío, náuseas, entre otros. El primero suele preceder a este último.

¿Qué genera el vértigo?

dolor-cabeza-atlas

El vértigo puede producirse por dolencias en el sistema vestibular (oído medio) o problemas en una zona del cerebro, usualmente el tronco encefálico; mientras que el mareo no siempre está relacionado con esto.

En palabras simples, el cerebro es el gran ordenador central, conectado con los ojos y oído interno, que constantemente nos envían señales para indicarnos en qué posición estamos con respecto a nuestro entorno.

Cuando la conexión presenta problemas, surge el vértigo y los consecuentes mareos. El origen es una sensación errónea de nuestra posición corporal debido a una incorrecta lectura por parte de nuestro cerebro de los datos recibidos por nuestros ojos y lo generado en el oído interno.

Tipos de vértigo        

Hay una forma general de clasificar el vértigo, teniendo en cuenta la zona del cuerpo que presenta el problema y origina la afección.

Vértigo Periférico

Causado por alteraciones en el laberinto (oído interno) y nervio vestibular, responsable de transmitir la información del equilibrio desde el oído interno hasta el cerebro.

Suele ser el más común y estar acompañado de pérdida de audición, zumbidos, presión y dolor en el oído.

Vértigo central

Afección en los mecanismos neurológicos del sistema vestibular. Se presentan problemas al caminar, postura con obvia inestabilidad, inconvenientes para tragar, cefalea intensa, visión doble, etc.

Vértigo posicional

Muy frecuente y se produce como consecuencia de la formación de otolitos, cálculos en una zona del oído. Al mover la cabeza, se experimenta vértigo intenso, pero por poco tiempo.

¿Quiénes sufren de vértigo?

alineación del Atlas

Es una dolencia que puede ser padecida por cualquiera, con características particulares en el caso de niños y ancianos

En los pequeños se presentan episodios cortos que van desapareciendo con el tiempo o se convierten en migrañas. Suelen estar relacionados con problemas en el oído medio.

Mientras que los adultos mayores muestran cuadros de vértigo multisensorial que pueden generar una inestabilidad crónica cuando los tres sistemas del equilibrio fallan: vista, articulaciones y oído.

Los ancianos son los más propensos a experimentar vértigo y esto puede agravar su salud al provocar caídas. Un peligro potencial que se traduce en lesiones graves y permanentes en muchos casos, así como en estrés psicológico.

Las caídas en personas mayores generan daños en partes blandas, fracturas o traumatismo craneal, con complicaciones posteriores como abatimiento funcional, trombosis venosa y úlceras en piel por inactividad, entre otras cosas.

Los episodios constantes de vértigo terminan provocando un aislamiento en muchos ancianos, que temen caminar o salir de sus casas, lo que deviene en pérdida de la independencia, depresión, sedentarismo, obesidad, etc.

Ahora hablemos de mareos

vertigos-mareos-atlas-descompresion-columna-vertebral

Recordemos que el mareo es una alteración del equilibrio como tal y suele estar acompañado de inestabilidad, desmayo, sensación de vacío, sudoración fría, alteración de la presión sanguínea, náuseas, etc.

Se genera por situaciones de estrés, dolor intenso, temperaturas extremas, alteraciones en niveles de glucosa, movimientos bruscos, embarazo, reacción ante algo desagradable y por otras causas como las siguientes:

Patologías

Diversas enfermedades pueden provocar mareos, ya sea porque afectan el sistema auditivo, el funcionamiento del cerebro, la irrigación sanguínea o la vista.

Los problemas circulatorios se manifiestan como debilidad y fatiga, y pueden ser ocasionados por una caída súbita de la presión en las arterias o problemas en nuestra sangre.

Trastornos neurológicos

Las patologías que afectan el sistema nervioso, como esclerosis y la enfermedad de Parkinson, pueden ocasionar una pérdida progresiva del equilibrio.

Sustancias

La ingesta de fármacos, drogas y otros químicos pueden alterar el funcionamiento de nuestro cuerpo y generar mareos. Es necesario consultar a un médico para cambiar la prescripción o modificar la dosis.

Ansiedad

Algunos trastornos de ansiedad suscitan sensación de mareo o aturdimiento, así como ataques de pánico y fobias.

Anemia

Un nivel bajo de hierro genera mareos, fatiga, debilidad y palidez.

Tipos de mareo

Hay varias formas de clasificar los mareos, una de ellas se basa en la persistencia y modo en el que se manifiestan:

Mareo agudo

Se origina de forma repentina y dura algunas horas antes de desaparecer solo. Suele presentarse nuevamente y viene acompañado por alteración auditiva.

Mareo súbito

Manifestación brusca de sensación de malestar e inestabilidad. Es posible que persista por algún tiempo, incluso meses, para luego ir disminuyendo. Usualmente, está asociado con el vértigo postural benigno, ocasionado por afecciones en el oído.

Mareo persistente

Está relacionado con enfermedades, lesiones o dolencias que deben ser diagnosticadas inmediatamente. Se asocia con alteraciones en el sistema nervioso, cerebro o presencia de tumores. Se presenta como un mareo constante y que aumenta progresivamente.

¿Qué podemos hacer?

alineación del atlas

Como toda dolencia, lo recomendable es acudir a una cita médica para dar con el origen del problema y descartar que se trate de alguna lesión o patología de cuidado.

Una vez obtenido el diagnóstico, se cuenta con diversas opciones de tratamiento que pueden adaptarse a nuestra afección, ya sea medicamentos, cambios de alimentación y hábitos, terapias o intervención quirúrgica.

Las terapias para el vértigo suelen hacerse de forma personalizada e incluir ejercicios que ayuden a mejorar la comunicación entre vista y oído.

Uno de ellos es la maniobra de Epley, que debe ser hecha por un profesional y consiste en colocar la cabeza en posiciones específicas para hacer que el cuerpo recupere su equilibrio.

Qué hacer cuando estamos solos

En caso de sufrir un episodio de vértigo, y los mareos que suelen acompañarlo, se recomienda practicar lo siguiente:

  • Si se siente pérdida de la estabilidad, debemos acostarnos.
  • Si tenemos la sensación de que todo a nuestro alrededor gira, lo mejor es sentarnos y fijar la vista en un punto lejano. No debemos estirarnos, nos haría sentir peor.
  • Buscar siempre un lugar con sombra para sentarse.
  • Algunos especialistas recomiendan tomar una bebida cítrica. Puede aliviar el malestar.
  • Debemos hidratarnos una vez nos sintamos mejor.

Es necesario saber cómo actuar en caso de sufrir mareos cuando estamos solos, para poder prevenir males mayores.

Otras recomendaciones para enfrentar un episodio de vértigo:

  • Sentados con la cabeza en movimiento

Sostener un objeto con una mano y estirar el brazo al frente. En esa posición se moverá el brazo a un lado. La cabeza y los ojos seguirán el movimiento. Repetir 10 veces para luego pasar al otro brazo.

  • Brazo al frente

Sentados, un brazo al frente sosteniendo un objeto. Mover el brazo estirado hacia arriba y abajo. Mirar el objeto fijamente. Repetir 10 veces antes de cambiar de lado.

  • Cabeza fija

Sentados, con la cabeza fija, mover el brazo a un lado. Seguir el movimiento con los ojos. 10 repeticiones para cada lado.

  • Cabeza fija

Sentados. Brazo estirado al frente con objeto. Cabeza fija. Acercar y alejar objeto a nuestros ojos hasta una palma de distancia. Mantener la mirada fija en el objeto. 10 repeticiones con cada brazo.

Alineación del Atlas para tratar vértigo y mareos

Nuestro cuerpo es un conjunto de sistemas relacionados, un sinfín de elementos que siempre tratan de trabajar de forma equilibrada, por ello cuando uno presenta alteraciones, el resto se ve afectado.

Un problema en nuestra columna vertebral puede tener consecuencias negativas en el sistema nervioso, generando vértigos y mareos, ya que la musculatura puede mantenerse contraída de forma permanente y trastornar la irrigación sanguínea. Es un efecto dominó.

Lo ideal es atacar el origen del problema, como lo hace la alineación del atlas.

Se trata de un tratamiento que abarca todas las partes relacionadas con la estabilidad de nuestro cuerpo, como lo son vista, oído, cerebelo y sistema propioceptivo. Además, este tratamiento no deja de lado el sistema circulatorio, un punto vital no solo para acabar con estas afecciones, sino para nuestro bienestar general.

más información hernia de disco

¿Qué es el Atlas?

atlasvital-atlas

Se le llama Atlas a la primera vértebra de nuestra columna, por ser la que soporta el peso de la cabeza, junto a los músculos suboccipitales. También se conoce como vértebra cervical (C1).

No solo sostiene la cabeza, además distribuye su peso de forma equilibrada a lo largo de la espina dorsal.

Por ende, el desplazamiento del atlas implica pérdida de estabilidad, así como dolores, contracciones e inflamación en cuello, espalda y hombros. Acompañados de cefaleas, migrañas y dolores de cabeza.

Cuando la C1 se encuentra en una posición incorrecta, el cuerpo trata de compensar el desequilibrio, lo que genera que ciertas zonas soporten más peso, se contraigan, haya tensión y aparezcan contracturas.

Un cuadro que no solo genera dolor, también afecta la irrigación sanguínea, es decir a todo el organismo.

Asimismo, dependiendo del ángulo de rotación del Atlas, el diámetro del canal vertebral se verá afectado y se comprimirá la médula ósea, es decir nervios craneales, terminaciones nerviosas y sistemas que controlan el funcionamiento de ciertos órganos.

Aparte de las consecuencias descritas, también se puede presentar fatiga constante debido al sobreesfuerzo.

En qué consiste la alineación del Atlas

En primer lugar, se debe realizar un examen por el especialista en alineación del atlas para determinar si el atlas. Los estudios arrojan que un alto porcentaje de personas presenta desviación, muchos expertos afirman que más del 90%.

La alineación del atlas es un procedimiento no invasivo, que se efectúa en posición sedente y con la aplicación de vibraciones en los músculos cortos del cuello (nuca). No implica dolor ni largas sesiones, tan solo unos minutos.

tratamiento-atlas-alineacion-descompresion

Beneficios de la alineación del atlas

Alinear el atlas no solo mejora el funcionamiento de los músculos de espalda y cuello, también afecta de forma positiva a todo nuestro cuerpo, inclusive desde la primera sesión, es decir, mejora tangiblemente nuestra calidad de vida.

Una vez que se ha colocado la C1 en el ángulo correcto, el canal vertebral y el orificio craneal no estarán oprimidos y habrá un libre flujo sanguíneo. Esto se puede traducir en el fin de vértigo, mareos, cefaleas, fatiga, escoliosis, fibromialgia, ciática, entre otros males.

De igual forma, se experimenta un aumento de la energía y tono vital, mejora el equilibrio, la región cervical se relaja, hay una movilidad mayor de nuestro cuello y sensación de liberación, así como mejor postura y fluidez en nuestros movimientos.

Todo esto se resume en mejor bienestar psicológico.

En manos de expertos: Clínica Columna Vertebral

Sin darnos cuenta, poco a poco nos convertimos en un manojo de dolores, contracciones y cuadros intermitentes de dolencias. Creemos que se tratan de síntomas aislados y pocas veces les prestamos atención o nos quedamos con un diagnóstico limitado.

Adjudicamos el vértigo, mareos y males en general a estrés, caídas o enfermedades específicas, sin pensar que todo puede radicar en algo más simple y ser el detonante de todo. Como lo dijimos, efecto dominó.

La mejor manera de acabar con un problema es hallar qué lo causa y comenzar un tratamiento adecuado en manos de profesionales, como la Clínica Columna Vertebral.

Somos una clínica con técnicas innovadoras en manos de expertos, que brinda un diagnóstico acertado y terapias integrales como la alineación del atlas. Estas técnicas no solo combaten el vértigo y los mareos, sino que mejoran tu calidad de vida en todo aspecto.

Te invitamos a contactarnos para saber más sobre nuestro servicio y comenzar a mejorar tu vida. Recuerda que tu salud es lo más importante para ti… y para nosotros.

CONTACTA CON NOSOTROS

Posts Relacionados

Dejar un comentario